Un aficionado al puenting se lanza al vacío con un arnés incrustado en su propia piel