Un árbitro de tercera división se deja llevar por la emoción y celebra un gol