Uno de los ultras rusos fue apuñalado en la espalda en los alrededores de San Mamés