De niño malo a la dejadez, pasando por Légolas: Griezmann, sus peinados y demasiadas cosas en la cabeza