Ángel, socio del Atlético de toda la vida, cumple su sueño: visitó el Wanda por primera vez tras sufrir una enfermedad