Un anciano y su radio en el Calderón: la otra cara de la fiesta del Atlético de Madrid