El nuevo amuleto del sevillismo: la calva de Sampaoli que todos quieren tocar