Los amigos de Ignacio Racionero hacían apuestas para ver cuándo iba a volver a prisión