La amenaza real que no se había planteado: suspender el Clásico por insultos a los jugadores