El agobio de un niño por el espectacular ambiente de la Bombonera en el Boca-River