El Barcelona abre las puertas a Álvaro Morata pese a su pasado madridista