Una alarma de incendios deja al Bayern en la calle y con mantas bajo el frío de Moscú