Las dudas que ahogan a Dembélé en el Barcelona: cada partido es un juicio para el francés