Tres días y puede pasar de todo: La única prueba de motociclismo que empieza desde una cueva