La agresión de Cristiano que pudo costarle la roja: manotazo y patada sin balón