Los aficionados ya viven la final en Barcelona