La ‘guasa’ de los aficionados españoles responde a la violencia de los hooligans