Dos aficionados consiguieron regatear a Godín... aunque con la ayuda del uruguayo