Alrededor de cien aficionados tuvieron que ser atendidos en la Bombonera en el Boca-River