Neymar intercede entre la seguridad y un espontáneo que saltó al campo para abrazarle