Una aficionada demuestra la manera más digna de responder ante un pelotazo