Un aficionado invidente no quiso perderse el partido del Athletic en Sestao pese a sus problemas de visión