Un único aficionado del Barça recibió al equipo en la Ciudad Deportiva con una pancarta de ánimo