Una aficionada del Sevilla, con una niña en brazos, recrimina los insultos y pitos a los jugadores