La afición madridista apoyó al equipo a la llegada del autobús blanco