La afición sevillista teme que haya altercados en la previa al partido contra la Lazio