La afición madridista abandona a su equipo: hasta el speaker tuvo que cantar los nombres completos