El enfado de la afición gallega del Madrid porque los jugadores no se pararon con los niños