La afición española se vuelca con Luis Enrique en su segundo partido como seleccionador