La afición del Betis sigue soñando con una final de Copa en el Villamarín