La afición del Barça pitó a sus jugadores durante varios minutos: los futbolistas quisieron quitarle hierro