La felicidad de los aficionados argentinos en Madrid: "Nos ha caído un regalo del cielo"