La afición se pone del lado de Piqué en su polémica con la directiva del Barça