Los béticos apoyan a su equipo hasta el final