La afición del Bernabéu se cansa del Real Madrid: 5.500 espectadores menos que el año pasado