La afición del Atlético nunca deja de creer: defraudados pero con la fe intacta