La actuación arbitral equilibra el juego flojo del Barcelona (Barcelona 2 - Dinamo Kiev 0)