Una horda de ultras acorrala y agrede al autobús del Benfica tras una derrota