La escandalosa lesión de Zion por culpa de sus zapatillas rotas