La idea de Zidane, reflejada en un gol: 44 toques entre los 11 jugadores en menos de dos minutos