Zidane no tiene dudas, y protege a su jugado más importante: Keylor Navas