Zidane, el señor de las finales, está a un paso de convertirse en leyenda como entrenador