El día en el que Zidane le abrió una brecha a Marcelo Romero de un codazo