El reto de Zidane tras dos Champions consecutivas: la conjura empieza ante el United