La sombra de Zarra es alargada: Messi todavía no ha conseguido batir su récord