Xavi, obligado a parar otra vez