Wolfgang Stark, el árbitro elegido