Los hijos de Wilfred llegan a España para darle el último adiós al portero del Rayo