Vrsaljko sale del Pizjuán mirando el móvil y se sube al autobús del Sevilla