Las dos joyas de Vinicius: un sombrero de clase y un taconazo que ilusiona al madridismo